Iturgaiz considera “indecente” la situación de la OSI Donostialdea y pide “mas apoyo a los profesionales y menos purgas”

El presidente del grupo PP+Cs, Carlos Iturgaiz, ha calificado de “indecente” lo que está ocurriendo en la OSI Donostialdea, donde se han producido ceses y dimensiones, y ha reclamado que se preste “más atención, se apoye con más decisión a los profesionales y haya menos purgas y menos persecuciones” porque el Lehendakari, Iñigo Urkullu, “tiene a Osakidetza en llamas por su nefasta gestión”.

En el pleno parlamentario de debate de las enmiendas a la totalidad, Iturgaiz ha defendido la necesidad de “aportar estabilidad y certidumbre a la sociedad” en momentos de crisis, “todo lo contrario de lo que están haciendo estos días en Osakidetza, por ejemplo”.

Según ha manifestado, en salud hace falta “algo muy diferente” a ese “ordeno y mando” de la consejera, Gotzone Sagardui, que, “está poniendo contra las cuerdas instituciones fundamentales para la atención de los ciudadanos”.

“Pero quiero dejar claro que a diferencia de ese comportamiento de elefante en cacharrería, que solo podía acabar mal, nosotros creemos que hay que prestar más atención y apoyar con más decisión a los profesionales, y menos purgas y menos persecuciones cuando usted Lehendakari tiene a Osakidetza en llamas por su nefasta gestión”, ha añadido.

A su juicio, es “indecente” lo que están haciendo con la OSI de Donostialdea, o lo que ocurre en la Atención Primaria, Basurto o Santiago. Por lo tanto, ha asegurado que “no es una cuestión organizativa, como dice el lehendakari”, sino “de fondo”. “Y no hay peor ciego que el que no quiere ver”, ha agregado.

Por ello, según ha apuntado, ha propuesto reforzar con 70 millones de euros las dotaciones del Departamento de Salud destinadas a la contratación de personal, especialmente la atención primaria, el apoyo a la “labor insustituible” de las asociaciones del tercer sector, y a la investigación sanitaria.

Laura Garrido Knörr: “La errática gestión de Osakidetza por el gobierno de Urkullu la están llevando a una situación insostenible”

 “Los ciudadanos vascos vemos cómo el caos, el desorden se están convirtiendo en la seña de identidad de la sanidad vasca”
 “Resulta incomprensible que sea la propia Consejera de Salud la que tensione Osakidetza”
 “Confirma la incapacidad de liderazgo y una pésima gestión de la Sanidad que está mermando la calidad asistencial a la ciudadanía vasca”

3 diciembre, 2022.- La Secretaria General del Partido Popular, Laura Garrido, ha señalado hoy que las destituciones conocidas ayer en la OSI de Donostialdea “son la última muestra de la situación insostenible en la que se encuentra Osakidetza por la errática gestión que en ella está llevando a cabo el gobierno de Urkullu”. Y ha anunciado que va a solicitar “la comparecencia inmediata de la Consejera Sagardui”.


Para Garrido no hay duda de que los últimos datos “corroboran la delicada situación por la que atraviesa Osakidetza. Una delicada y controvertida situación a la que asistimos atónitos los ciudadanos vascos que vemos cómo el caos, el desorden se están convirtiendo en la seña de identidad de la sanidad vasca”.

La Secretaria General de los populares vascos ha señalado que lo acontecido ayer con la OSI de Donostialdea “no es un episodio aislado. A esta última noticia se suma una serie de actuaciones cuestionadas por la ciudadanía y por los propios profesionales como el cierre de la cirugía cardiaca de Basurto – paralizada por un auto judicial- cierre de las urgencias del Hospital de Santiago, cierre de centros de salud y PACs, falta de una adecuada planificación de los RRHH ante la falta de profesionales sanitarios… Una realidad a la que se asoman a diario el conjunto de los vascos.”



“El gobierno vasco se está empeñando en cargarse la buena reputación que tenía la Sanidad vasca que en estos años arroja un balance desolador: tres consejeros en cinco años, la nefasta gestión de la pandemia con las medidas más restrictivas y la cifra de contagios más altos, las irregularidades en las vacunaciones… Da la sensación, subraya Garrido, de que Osakidetza navega a la deriva sin más rumbo que la preocupación de su Consejera por que los profesionales muestren sintonía con la dirección.
“En definitiva, concluye Garridio, lo ocurrido en la OSI de Donostialdea supone un capítulo más que confirma la incapacidad de liderazgo y una pésima gestión de la Sanidad vasca que está mermando la calidad asistencial a la ciudadanía vasca.”