Iturgaiz descarta un pacto en Presupuestos sin bajada de impuestos pero ve posible un acuerdo energético en Euskadi

BILBAO, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -.

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, ha recordado que ofreció al Lehendakari en el Parlamento Vasco “un acuerdo por un país por el País Vasco” porque, en su opinión, tanto él como el PNV “tienen un problema” y es que “tienen dos socios”. “Un socio que es socio técnico, para ganar votaciones, que es el PSE-EE, que traga con todo, y luego tienen un socio político que es Bildu, con el que llega a acuerdos en educación, en los Presupuestos, parece que en energía, etc”.

Según ha puntualizado, ha “tendido la mano a Urkullu y al Gobierno Vasco” para recordarles que “el problema de los ciudadanos vascos está en la cesta de la compra”. “Yo le he tendido la mano para bajar los impuestos, para que haya menos presión fiscal y que los remanentes -ahora de casi 2.000 millones de euros- se use para todos los sectores tan necesitados en nuestra sociedad”, ha indicado.

A su juicio, la “receptividad” del Lehendakari a su oferta “se verá en los Presupuestos”, en “con quién llega a acuerdos”. Según ha advertido, si el consejero de Economía quiere alcanzar acuerdos en esta materia con los populares, debe bajar impuestos.

Carlos Iturgaiz considera que, con la deflactación, han emprendido una línea que pedía el PP” en los presupuestos. “Me pareció un poco tarde, un poco escasa, pero esa es la línea. Lo hizo el Lehendakari, se lo pidió el PP y no le ha gustado nada a sus aliados políticos, como Bildu y Podemos, y el PSOE ha tragado aquí”, ha manifestado.

Además, ha advertido de que en economía y en presupuestos alcanzar “un acuerdo de país” como pretende Iñigo Urkullu, “es imposible” porque una política “liberal” como la del PP, no puede “concordarse con una política marxista comunista de Bildu o de Podemos”. “No se pueden mezclar churras y merinas en los Presupuestos”, ha señalado.

PACTO ENERGÉTICO

Por otra parte, el presidente del PP vasco cree que en materia energética se puede “llegar a un pacto”, si hay “una estrategia”. “Que no hay una estrategia, todavía estamos pensando qué es lo que queremos y no nos cuentan qué recursos tenemos, no sabemos los recursos que hay”, ha manifestado.

En opinión del presidente del PP vasco, en este aspecto “hay que buscar otras alternativas, con las renovables, con las térmicas o con las nucleares”.

ITALIA Y “LOS EXTREMOS”

Iturgaiz ha aludido también a la victoria electoral de la extrema derecha en Italia, que no le “gusta”. “No me gusta lo que ocurre en Italia, pero no me gusta lo que ocurre en España tampoco, cuando Sánchez lleva al Gobierno a la extrema izquierda, a Podemos”, ha señalado.

No obstante, ha asegurado que la decisión de los italianos “ha sido democrática, nos guste o no nos guste”. Además, ha señalado que la “mutación” de los ciudadanos de Italia se debe a que, previamente, ha habido un Gobierno “que ha sido un desastre en lo económico, en lo laboral, en lo migratorio, que es un Gobierno de izquierdas y que la izquierda ha vuelto a fracasar en otro país de la UE”.

Preguntado por si se imagina un Gobierno ‘similar’ al de Italia en España, uno dirigido por el PP con presencia de Vox, ha reiterado que rechaza “los extremos”, y tampoco se imaginaba “un Gobierno de Sánchez con partidos políticos antidemocráticos que justifican la violencia en esta tierra, no condenan los asesinatos, se apoya en golpistas como ERC o partidos ‘chavistas’ como Podemos”.

“Yo lo que veo es un Gobierno del señor Feijóo, que haya un cambio en España y, para que esto no pase, haremos una campaña, como ocurrió en Andalucía, diciendo la necesidad de que haya una mayoría absoluta en España, que no se necesite a nadie”, ha indicado.

Carlos Iturgaiz ha apuntado a los Gobiernos de la Comunidad de Madrid o Andalucía como ejemplo de que se puede gobernar “sin tener mayoría absoluta”. “Si en España no hay esa mayoría absoluta, igual no se necesita a otro partido o, si necesitara, habrá que abrir canales de comunicación y llegar a acuerdos”, ha indicado.

Según ha destacado, los populares han gobernado en diferentes instituciones, entre ellas en el Ayuntamiento de Bilbao, y se han cerrado acuerdos en otras. “En otros momentos, también hay que recordar que el PNV fue el que acuchilló, en una moción de censura lamentable y sin precedentes, al presidente del Gobierno del PP, cuando aquel presidente de Gobierno del PP (Mariano Rajoy) no le quitaría el sueño al señor Ortuzar, como le quita el sueño el señor Sánchez”, ha indicado.

El dirigente popular ha recordado que Mariano Rajoy “cumplía” los acuerdos entre el PP y el PNV. “El PNV dejó de apoyar al PP para ser el flotador y la respiración asistida de Sánchez”, ha apuntado.

ALDERDI EGUNA

Iturgaiz se ha referido al Alderdi Eguna del pasado domingo, en el que el presidente del PNV anunció una próxima reunión con Alberto Núñez Feijóo. “El Alderdi Eguna del PNV me pareció, en algunos momentos, por parte del señor Ortuzar, que estábamos más en el ‘Club de la comedia’ que en un mitin político. Hacían chistes, se reían, decían de unos de otros…”, ha indicado.

En su opinión, Ortuzar “está más en los chascarrillos, le gustan los chascarrillos, y contó eso a su militancia en un momento de club de la comedia”.

Para Iturgaiz, “es normal” que se produzca una reunión el líder del PNV y el del PP. “Me parece lógico, coherente y normal que el presidente de un partido político como el señor Ortuzar, quiera conocer al próximo presidente de España, que es el señor Feijóo”, ha indicado.

Por otra parte, se ha mostrado convencido de que la ciudadanía “no está” ahora en “con quién tiene que estar cada partido”. “Nosotros queremos llevar un proyecto y un programa que es el del PP, que es ‘bajar impuestos, bajar impuestos y bajar impuestos'”, ha apuntado.

Laura Garrido Knörr: “Sorprende que PNV siga apoyando a un gobierno en caída libre, viendo como están las cosas”

BILBAO, 1 Ago. (EUROPA PRESS) –

La secretaria general del PP vasco, Laura Garrido, ha reconocido que sorprende que, “a estas alturas de la película y viendo como están las cosas”, el PNV siga apoyando al Gobierno de Pedro Sánchez, un ejecutivo “en caída libre y en descomposición, cuya prioridad es mantenerse en el poder” como presidente de “un gobierno dividido y alejado de los problemas de los ciudadanos”.

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Garrido, tras afirmar que en los dos años de legislatura en Euskadi, “se ha roto claramente el mito de la buena gestión del PNV”, ha asegurado que el PP vasco siempre tiene un “ánimo constructivo” para poner “soluciones encima de la mesa”.

Sin embargo, ha lamentado que, ante los planteamientos de los populares al inicio de la legislatura y ante posibles pactos en ejes “absolutamente prioritarios”, el Lehendakari, Iñigo Urkullu, “nos dio la espalda, y eso que estaba todo el día hablando de ensanchar los acuerdos, desde luego con el Partido Popular no”.

Según ha dicho, cuando el Gobierno de Urkullu “ha tenido ocasión, se ha acercado a EH Bildu y a Podemos claramente”. En ese sentido, ha recordado que, en los últimos presupuestos, “sin ser necesario, tuvo el apoyo de Bildu en forma de abstención”, mientras que el PP recibió “·el portazo” a sus enmiendas, cuando “entre 1.500, alguna buena habría”.

Garrido ha asegurado que el PP seguirá “con ese ánimo constructivo, dentro de la exigencia que lleva a tener siendo la única alternativa clara en el Parlamento vasco al gobierno del PNV y del PSE”.

En esa línea, ha considerado que el PP vasco tiene “deberes muy importantes” porque tienen “la responsabilidad de que realmente los ciudadanos nos vean como esa alternativa”. Para Garrido, los populares tienen “una oportunidad” porque “está claro que de que hay un hartazgo” en relación a las políticas que se están poniendo en marcha por parte del Gobierno de Pedro Sánchez y Unidas Podemos que “apoya el PNV”.

El PNV, ha criticado, es “sostén” del Gobierno de Sánchez y, según dijo este pasado domingo el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, “van a seguir apoyándolo”. A su entender, “sorprende mucho que el PNV, a estas alturas de la película y viendo cómo están las cosas siga apoyando a un gobierno que está en caída libre, en descomposición y que su prioridad es mantenerse en el poder”.

Laura Garrido ha afirmado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “hace política simplemente para permanecer en el sillón de la Moncloa, como presidente de un gobierno dividido y que está alejado de los problemas de los ciudadanos”, lo que “no es de recibo”. En su opinión, “los ciudadanos en su conjunto y los ciudadanos vascos no nos merecemos este tipo de políticas que nos están llevando a una situación delicada, en donde en todos los indicadores estamos peor que en Europa”.

Ante los pactos con EH Bildu o la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición, Garrido ha censurado que “faltar la verdad es la seña de identidad” de Sánchez que “no tiene ninguna credibilidad” “es capaz de pactar su propia supervivencia con el radicalismo y con aquellos que quieren destruir nuestra democracia, nuestras instituciones y que, a día de hoy, no han condenado el terrorismo de ETA”.

TRASFERENCIAS
Por otro lado, la dirigente popular ha criticado que el PNV “se sigue mirando al ombligo” y “se les llena continuamente la boca en pedir transferencias pero, luego, cuando nos ha venido a la transferencia, por ejemplo de la gestión de las cárceles de los centros penitenciarios, pues está siendo un fracaso, y no porque lo diga el PP vasco los propios indicadores, y no se está altura a la altura de las circunstancias, con falta de personal y dimisiones”.

Preguntada si un Gobierno presidido por Alberto Nuñez Feijóo se comprometería a un calendario de transferencias como ha hecho el Ejecutivo de Pedro Sánchez, ha abogado por actuar con “prudencia” porque no saben “los pacto ni la letra pequeña mejor de los pactos que puede haber detrás de esas transferencias”.

En cualquier caso, ha apelado a “saber en dónde estábamos y dónde estamos ahora no” y cree importante sentirse “satisfechos del nivel de autogobierno alcanzado”. “Se puede avanzar en esa materia, pero con un absoluta lealtad tanto a la Constitución, como al Estatuto de Gernika como ley orgánica”.

Laura Garrido ha afirmado que “habría que estar más centrado en solucionar los problemas de los ciudadanos, en este caso de los vascos, que son muchos, como la inflacción”.

DEFLACTACIÓN
En ese sentido, ha valorado las medidas contra la inflación anunciadas por el Gobierno Vasco y las tres diputaciones, entre ellas la deflactación de un 4% en todos los tramos del IRPF un 4% a partir del mes de septiembre.

Tras remarcar que, “para hacer frente a una situación económica delicada hay que dar certezas” y el PNV “no puede dar ninguna certeza cuando está mimetizado con el Gobierno de Sánchez y Podemos”, Garrido ha dicho que “no se entendía y se sigue sin entender que teniendo nuestro Concierto Económico no se utilizará para beneficiar a los ciudadanos, en este caso, vascos”. “Ahora -ha criticado- se han hecho una serie de propuestas que llegan tarde y son insuficientes”.

No obstante, ha reconocido que “se ha podido adoptar una medida que puede paliar en cierta medida la situación y el efecto de la inflación, pero para nada es suficiente y llega tarde”.

“Cuando en los primeros meses las diputaciones han recaudad un 9% más y cuando existen remanentes entre todas las instituciones vascos por importe de 2.000 millones de euros, no se pude explicar que mientras los ciudadanos lo están pasando mal y no tienen dinero en los bolsillos las arcas públicas estén llenas”, ha dicho, para considerar que “ha faltado ambición y valentía”.

En ese sentido, ha afirmado que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, es “un ejemplo de buena gestión, de bajar impuestos y de generar riqueza” y que le gustaría que el Gobierno vasco y el Lehendakari “se miraran en espejos que funcionan”.

Además, ante las declaraciones del nuevo portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi Lópéz, quien calificó la deflactación del 4% en el IRPF de ‘anti progresista’, Laura Garrido ha dicho que le llama la atención que Patxi López “habiendo sido el lehendakari y un miembro destacado del Partido Socialista de Euskadi, ahora con responsabilidades en el Congreso de los Diputados, no defienda lo que es el Concierto Económico”.

En Euskadi, ha destacado, “tenemos mucho más margen de actuación que en otros ámbitos, pero, en otros ámbitos teniendo menos herramientas y no teniendo una herramienta propia pues parece que las cosas las están haciendo mucho mejor que aquí no y se están creando las condiciones para atraer riqueza e inversión y para generar confianza”. “Y eso es lo que tienen que hacer las personas que tienen la responsabilidad de gobernar y no ahuyentar el talento y dejar que se vayan las empresas, porque así nos empobrecemos”, ha criticado.

El PP califica de “raquíticas y ridículas” las medidas de las instituciones vascas para contrarrestar la inflación

VITORIA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) –

La secretaria general del PP vasco, Laura Garrido, ha calificado de “raquíticas y ridículas” las medidas anunciadas por el Gobierno Vasco y las diputaciones para contrarrestar el impacto de la inflación en los ciudadanos y empresas de Euskadi, y ha propuesto que la deflactación del 5,5% en el IRPF que aplicarán las haciendas forales “se adecue a la inflación existente”, que este mes ha alcanzado el 10,8%.

Garrido ha analizado este viernes, en una rueda de prensa en Vitoria-Gasteiz, las medidas anunciadas este pasado jueves por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y los tres diputados generales para tratar de contratrrestar los efectos de la elevada inflación.

Entre dichas medidas se encuentra la decisión de las haciendas forales de aplicar una deflactación adicional del 4% –que se sumará a la del 1,5% aprobada a principios de año– a todos los contribuyentes, una medida con la que se pretende evitar que los ciudadanos paguen más impuestos por la subida de salarios asociada a la inflación. Esta y el resto de las medidas anunciadas supondrán un coste de 250 millones de euros para las instituciones vascas.

La secretaria general del PP de Euskadi ha denunciado que estas decisiones “llegan tarde y mal”. En este sentido, ha recordado que en los últimos meses, su partido ha planteado diversas medidas fiscales al Gobierno autonómico y a las diputaciones forales, y ha lamentado que estas propuestas no hayan sido atendidas.

“CLARAMENTE INSUFICIENTES”

Garrido, que ha repasado las propuestas que plantea su partido en materia tributaria, ha criticado que las decisiones adoptadas por el Ejecutivo vasco y las diputaciones “son claramente insuficientes para abordar la delicada situación económica”.

La secretaria general del PP vasco ha criticado que se plantee deflactar el IPRF un 5,5%, cuando la inflación ha alcanzado este mes el 10,8%. “Los ciudadanos, sin quererlo ni beberlo, van a tener que hacer frente a casi seis puntos adicionales que no se van a cubrir con la deflactación anunciada”, ha manifestado. Por ese motivo, ha reclamado que la deflactación “se adecue la subida de los precios”.

REMANENTES

Asimismo, ha considerado que es “un auténtico contrasentido” que las administraciones vascas “guarden dinero en los cajones mientras a los ciudadanos les falta el dinero”. En este sentido, ha asegurado que los remanentes del conjunto de las administraciones vascas “se sitúan en 2.000 millones de euros”.

Garrido ha señalado, además, que en los últimos seis meses, las diputaciones forales han recaudado un 9% más, y que para final de año se prevé que el conjunto de las administraciones vascas “tengan 400 millones de euros más”.

Por todo ello, ha afirmado que los 250 millones de euros en los que el Gobierno y las diputaciones han cifrado el impacto de las medidas anunciadas el jueves suponen una cifra “raquítica” y “absolutamente ridícula”.

Garrido ha reiterado la propuesta del PP de acometer una reforma fiscal “en profundidad y estructural”. De esa forma, y además de la adecuación de la deflactación a la cifra del IPC, ha vuelto a proponer medidas como reducir la tarifa del IPRF en los distintos tramos a las rentas inferiores a 40.000 euros, aumentar las deducciones por descendientes y por dependencia, así como “eliminar gasto superfluo” del sector público.